NacionalNoticias

4T contrató software para establecer una red de espionaje

La Fiscalía General de la República (FGR) compró programas de espionaje entre 2019 y 2020, en los que ha invertido al menos 5.6 millones de dólares con la compañía Neolinx de México, intermediaria de Hacking Team, la empresa italiana a la que el Gobierno de Enrique Peña Nieto también compró software, dio a conocer este miércoles el diario El País.

El presidente López Obrador fue un fuerte criticó tras darse a conocer que Peña Nieto adquirió programas de espionaje. Aseguró en su campaña, que en su gobierno dichas prácticas no se llevarían a cabo.

Sin embargo, en esta administración el espionaje sigue. Las compras se hicieron bajo la partida secreta en materia de gastos de seguridad nacional, por lo que los contratos no fueron transparentados por la Fiscalía.

El reportaje documentó que la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO) celebró un contrato de 2.4 millones de dólares el 30 de mayo de 2019, por un “servicio de localización geográfica en tiempo real para equipos de comunicación móvil asociados a una línea telefónica, consistente en instalación puesta a punto, configuración y liberación de 135.000 búsquedas, sin que exista un límite de búsquedas diarias”.

Según El País, este contrato amparó la tecnología de Geomatrix, que permite rastrear teléfonos que utilicen GSM / UMTS / 3G / 4G (LTE), y cuya promoción plantea: “La solución sigilosamente determina el estatus, la ubicación y el movimiento de los objetivos de interés, desde cualquier lugar en una ciudad o área hasta el país entero y más allá de las fronteras, localizándolos con alta precisión en tiempo real”.

Aparte, la Policía Federal Ministerial compró a Neolinx por 2.8 millones de dólares una “Echo Plataforma de consulta y análisis de datos masivos” desarrollada por la empresa israelí Rayzone, que proporciona a las autoridades información sobre usuarios de Internet.

Durante el sexenio de Peña Nieto, Neolinx fue una de las empresas que vendió tecnologías de espionaje a agencias del gobierno; en octubre de 2013, su dueño –Gilberot Enríquez– indicó a la empresa italiana Hacking Team que trabajaba con Tomás Zerón de Lucio, el entonces jefe de la Agencia de Investigación Criminal (AIC), en un proyecto para centralizar la red de espionaje de las fiscalías estatales.

Durante el gobierno de Peña Nieto, varias agencias de seguridad utilizaron las tecnologías de espionaje para intervenir los celulares de periodistas, defensores de derechos humanos y opositores políticos, como se exhibió en el escándalo conocido como #GobiernoEspía.

Tags
Mostrar Más

Notas destacadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *